Por qué un enfoque estratégico mejora tus posibilidades de éxito con las compras en directo

Al igual que cualquier otra iniciativa importante, el proceso de compras en directo debe verse a través de una lente estratégica para que florezca como un canal inestimable para el marketing, las ventas y la concienciación.

Cuando se pone en marcha por primera vez, puede ser solo como prueba de concepto. Y así es como debería ser. Siempre hay una primera vez para todo. Pero en el futuro, se puede llegar muy lejos si se adopta un enfoque estratégico de por qué y cómo se hace un directo.

Por qué se hace un directo

Dependiendo del tamaño de tu empresa, puedes tener una estrategia general para tu organización. Aquí has tomado decisiones deliberadas sobre la dirección futura de tu empresa y la asignación de recursos para alcanzar tus objetivos.

Tal vez las raíces de esta estrategia se han ramificado en las estrategias de marketing, ventas y omnicanal. Pero ¿cómo encaja tu aventura de compras en directo con estas estrategias? ¿Cómo las adaptas a tu nuevo canal de compras en directo? Veámoslo en detalle.

Cada vez es más importante conectar los puntos que constituyen colectivamente la experiencia de marca de la empresa, es decir, cómo se interactúa con los clientes en todos los puntos de contacto digitales y físicos. Esto es omnicanal.

Al pensar estratégicamente en la compra en directo, puedes considerar cómo se integra en tu estrategia omnicanal: ¿El objetivo general de tu andanza por compras en directo es comercializar tus productos? ¿Es para crear conciencia de marca? ¿Es para complementar otros canales y atraer a los clientes a tu tienda física o a tu tienda web? ¿O es simplemente para aumentar directamente las ventas? Al final, puede ser una combinación de todas las anteriores.

El abanico de oportunidades que ofrece la compra en directo es muy amplio. Pero pensar deliberadamente en las razones por las que haces compras en directo te ayuda a conectar los puntos y a relacionarlos con tus otras actividades.

Cómo se hace un directo de forma estratégica

Una cosa es considerar cómo encaja la compra en directo en tu estrategia de negocio global, pero otra es cómo enfocar las sesiones individuales de compra en directo. Después de haber realizado una o varias pruebas con compras en directo, habrás adquirido una valiosa experiencia de primera mano.

Puede que tengas un buen conocimiento general de tu base de clientes, pero ahora tienes que interactuar y conectar con el segmento que ve tus directos. Es a ellos a los que debes ofrecer valor. Sin embargo, al mismo tiempo, debes considerar la posibilidad de hacer que tu experiencia de marca sea coherente en todos los canales.

Pregúntate: ¿Cómo puede mi próximo directo contribuir a mis objetivos estratégicos y cómo puedo medirlo? Un enfoque es fijarse unos objetivos y tomar las medidas necesarias. Algunos ejemplos:

Si el objetivo es aumentar la notoriedad de la marca, haz que el número de espectadores sea un objetivo. Toma las medidas necesarias para aumentar el número de espectadores, como promocionar el evento en directo, aumentar los seguidores en las redes sociales, hacer que los espectadores recomienden el próximo directo, etc. Mide el número de vistas en un par de directos. Elabora y mejora.

Si otro objetivo es aumentar las visitas de los clientes en tu tienda física, conviértelo en un objetivo. Habla de tu tienda física durante el directo o crea una opción para recoger las reservas en la tienda. Pregunta a los clientes si han visto tus directos, y si eso fue un factor que les impulsó a hacer una visita. Mide el número de visitas a lo largo de un período, en el que también realices frecuentes sesiones de compras en directo. Elabora y mejora.

Conclusión

Siempre hacemos hincapié en que las sesiones en directo sean personales, presentes e informales. Pero combinarlas con un enfoque estratégico facilita la mejora y la adecuación de la sesión a tus otras actividades, y a tus ambiciones.